Blogger templates

¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯
Searching...
02 June 2013

¯043_paranoia

Paranoia.

(Del gr. παράνοια; de παρά, al lado, contra, y νόος, espíritu).

1. f. Perturbación mental fijada en una idea o en un orden de ideas.

Hola, gente bella...

Ya empezó Junio. Tengo ya al rededor de más de dos años, aproximados, viviendo en donde estoy actualmente. Qué vagas esas oraciones anteriores jeje... no suelo escribir [tanto] de mi vida personal en este blog. No soy muy partidario del fenómeno que genera la net al hacer pública la vida privada de las personas voluntariamente, podría culpar a la presión social al respecto mas esa no es la entrada de hoy. Sin embargo, necesito darles algunos detalles (como el de la segunda oración de este párrafo) para crear contexto y puedan entender, al menos con lo mínimo, mi relato. Además, creo que a partir de esta entrada eso puede que cambie.

Hoy tuve un gran día, me dieron un reconocimiento en mi nuevo trabajo y me gustaría hablar de ello, pero será en otra entrada, en esta hablaré sobre algo peculiar que me sucedió regresando a casa. Muchas de mis amistades concuerdan en que tengo historias interesantes qué contar, muchas de ellas graciosas, otras muy disparatadas y eso es solo hablando de las que suceden en la vida real, de contarles aquellas de vidas irreales pues, podría pasar más tiempo del que me gustaría en ello. El relato que contaré hoy, es uno de los que no me gusta contar, la gente suele preocuparse al respecto y me parece vano, cuando ni yo lo hago, pero tampoco me gusta dejarlo en mi cabeza, son ideas de las que prefiero librarme de algún modo porque no creo conveniente regar esa semilla. Así que la dejaré secar aquí.

Como bien comentaba al principio, tengo un tiempo considerable viviendo en este lugar. Soy una persona misantrópica con excelentes habilidades sociales, por lo que me llevo muy bien con todos los vecinos con quienes he interactuado mas no les conozco y no tengo interés en hacerlo. Los alrededores de la zona no son los más seguros, que yo pueda decir, por tanto mi desplazamiento desde el edificio hasta el metro lo procuro en el menor tiempo posible, para evitar cualquier infortunio de la delincuencia. Ello implica, estar prevenido para no perder tiempo abriendo o cerrando reja de la entrada principal del edificio, que como bien es sabido, es ambiente de asalto en muchos lugares de la ciudad.

Esta tarde, mientras me acercaba a la entrada del edificio ya con la llave en mano para entrar, vi a una señora que revisaba su bolsa arduamente, creí que posiblemente era del edificio y no encontraba su llave, por lo que abrí la puerta, entré y aguardé algunos segundos para ver si la señora mostraba señas de entrar tras de mí o no. Al ver que no entraba dudé si cerrar la reja o dejarla abierta, segundos después la cerré y me dirigí a la puerta de vidrio del edificio [la cual dista escasos metros de la reja]. Sin dejar de pensar en si hice bien o no al cerrar la reja tardé más de lo habitual en abrir la puerta viendo por el reflejo del vidrio a la señora esperando alguna última señal de si entraría o no.

El tiempo suele ser relativo, todo aquello no tomó más de un puñado de segundos. Mientras veía a la señora, un señor de mediana edad se le acercó. Pensé de igual modo que era alguien del edificio dispuesto a entrar, esa era su actitud. Eso me hizo permanecer más tiempo frente a la puerta, de espaldas a la reja, cuando escuché en medio del ruido del tráfico que dijo tras verme dentro: "Señora ¿cómo se llama el chico que acaba de entrar ahí?" señalándome sin saber que le veía por el reflejo del vidrio. La señora aún ofuscada en su búsqueda dentro de la cartera y mostrándose molesta al ser interrumpida respondió sin distraer su mirada "No sé, ¡No sé!" el señor dio un último vistazo hacia mí como quien lamenta haber dejado escapar alguna oportunidad y se fue.

Pensé devolverme a preguntar a la señora si lo que yo había escuchado era correcto mas no lo hice; no conozco en lo absoluto (ni en lo relativo) a ese señor, tampoco logré asociar su cara a alguna conocida. Evidentemente él tampoco me conoce. ¿Por qué querría él saber mi nombre? Si la idea era hablarme podía simplemente llamar desde la reja o hacer algún gesto para tener mi atención y hacerme voltear. De querer mi nombre puede preguntármelo, ¿por qué querría saber mi nombre, sin que yo sepa que él lo sabe? y cualquier otra cantidad de preguntas llenaron mi mente desde la puerta del edificio hasta la del apartamento donde vivo.

De allí el título de esta entrada "Paranoia". De las muchas cosas que soy, "Paranoico" no es una de las que me considere (y vale destacar que me considero muchas cosas, incluso más de las que realmente soy), pero sí muy meticuloso con lo que en relación a los demás se trata. Me llama la atención que la Paranoia es asociada al acoso o ser seguido por alguna persona, cuando su definición es más amplia.

"Hay que esperar lo mejor de las personas."

"Piensa mal  y acertarás."

Ambas frases podrían ser los estándares de los extremos posibles a pensar en estas situaciones, usualmente las personas se aferran a alguno de ellos y siguen con su vida. Mi mente no funciona así, o no se rige de ese modo, me gusta cubrir todas las posibilidades al respecto [y cierto rango de imposibilidades] y seguir con mi vida; como hice en efecto.

¿Qué opinan?¿Qué se les ocurre que a mí se me haya escapado pensar?¿Qué harían, o habrían hecho en mi lugar?¿Quién es ese misterioso señor que preguntaba por mí?¿Qué significa la palabra "paralaje"? Será grato leer sus comentarios al respecto. Por mi parte, me dignaré a no voltear por quien diga mi nombre en los alrededores de las calles de este edificio.

Saludos.

 _ _ _   _ _

0 comments: